Más allá de las denominaciones oficiales…

Los peralteses han ido acuñando a lo largo del tiempo nombres peculiares de los que no siempre queda claro el significado. Esto ocurre, por ejemplo, con la calle Espoz y Mina, conocida por los peralteses como Calleja Matapadres; el Pozo de la Potonchona que es como se conoce el pozo de agua ubicado a la entrada de Vallacuera o la Placeta del Pocho nombre asignado por los vecinos a la Plaza del Progreso.

Lugares Históricos

En la parte más alta de la villa persisten las ruinas de lo que fue la Parroquia de San Juan Evangelista, edificio gótico-renacentista cuyas obras estaban en marcha en 1565.

Leer más →

Una gigantesca escultura de hormigón armado de 15.300 kg. Obra del escultor peraltés José Ulibarrena, se instaló el 18 de julio de 1991 en el paseo urbanizado junto al río Arga.

Leer más →

Peralta se emplaza en llano, en la misma orilla del río Arga, junto a una escarpada roca, en cuya cima estuvo el castillo de la Atalaya, del que hoy sólo quedan algunos vestigios.

Leer más →

La Casa del pueblo de Peralta se construyó en el año 1953, tras demoler la anterior. Este edificio de tres cuerpos, está realizado en ladrillo y con cuatro fachadas, orientada la principal a la plaza.

Leer más →

Cuevas

Cuevas

Más allá de la Atalaya y siguiendo el curso del Arga, en un imponente paredón rocoso pueden apreciarse muy claramente talladas en la tierra una serie de cuevas que servían de vivienda.

Hacía 1930 el 20% de las habitaciones de Peralta eran subterráneas.

En la actualidad estas cuevas están bastante degradadas y tienen, casi siempre, un uso marginal.

Atalaya

Atalaya

De la vieja Atalaya medieval y de su fortaleza emplazada en la parte alta de la montaña se conservan varios vestigios de indudable interés.

Destaca dentro de este recinto prerrománico por el buen estado de conservación y, tal vez, por ser la única de estas características dentro de la península, la puerta de entrada o Portil de Lobos, aunque no se puede olvidar ni la Puerta Falsa, ni la ermita de Santa Lucía, ni un torreón del castillo que todavía se conoce con el nombre de “Atalaya”.

La ciudadela

La ciudadela

Las destrucciones en edificios en la campaña de 924 explican que se planteasen a los pocos años, la necesidad de reparar las murallas del recinto y reconstruir al menos el castillo y la iglesia.

En el borde del farallón se alza un muro de tapial. En este mismo sector está la puerta de entrada, elemento mejor conservado, el vano del arco es rebajado y ligeramente ultrasemicircular alojándose la tranca en toda su longitud en el muro.

Se aprecian en este sector los cimientos del amurallamiento que estaba protegido con un foso artificial antes del barranco natural que rodea este emplazamiento.

Castillo medieval

Castillo medieval

Situado en lo alto de una peña por cuya solana fue descendiendo y creciendo la villa desde la Edad Media. Fué destruido en 924 y reconstruido pocos años más tarde. La situación defensiva de esta fortaleza era privilegiada ya que por entonces el Arga llegaba al filo de la fortaleza y un barranco natural caía lamiendo el río.

En la parte oriental existe un aljibe de grandes dimensiones de plana rectangular junto a una rampa, donde se aprecia un pozo vertical abierto en la roca, popularmente conocido como el “Pozo de los Moros” y que, según parece, servió como vía de escape al río y de aprovechamiento de agua. También sigue en pie la puerta de entrada a esta fortaleza defensiva conocida con el nombre de “Portil de Lobos”.

Los Despoblados

El lugar de Arlas quedó despoblado en el sigo XIV a consecuencia de una epidemia de peste. El pueblo existía en el siglo XI, pues Sancho Ramírez lo dona a la Iglesia de Pamplona. Como recuerdo de este lugar subsiste la ermita de San Pedro.
En la actualidad se conserva un arco de medio punto y las columnas originales además de la techumbre de madera en una construcción semiderruida y con tendencia a una desaparición rápida si no se pone remedio de inmediato.

Ermitas

Cerca de Peralta existen varias ermitas, la ermita de San Pedro junto a la carretera de Falces y, en ruinas se encuentra la de Santa Lucía, en las proximidades de la Atalaya. Se tienen noticias de las ermitas de Nuestra Señora del Pero, San Martín, Santa Eulalia y San Silvestre, todas ellas desaparecidas salvo la última que se ha aprovechado en unas viviendas, en las afueras del pueblo.

San Silvestre

Es una ermita cuyas ruinas se pueden observar en el Parque Caluengo. A sus pies todavía sigue existiendo un manantial con agua curativa purgante.
En la actualidad está muy rehecha y transformada por haberse aprovechado para vivienda. Tuvo una sola nave rectangular muy cota, cubierta a dos aguas sobre vigas de madera, como todavía puede verse en parte de su interior. Sus muros son de mampostería revocada.
Los peralteses acudían al final del año a venerar al santo. La imagen de San Silvestre es del siglo XIV.

San Martín

Su ermitaño dependía del de San Salvador de Falces. En la actualidad permanece solamente el término.

Está situada sobre el río Arga, junto a la acequia del Molinar. Extinguida en el siglo XVIII, sirvió de fuerte en la primera guerra carlista. La Virgen del Pero fue durante once siglos la patrona de Peralta y se celebraba la romería a la ermita el 15 de agosto.

Leer más →

La basílica de San Miguel perteneció a un antiguo convento de los Capuchinos, construida en 1.629, fecha que figura en el escudo de su fachada principal.

Leer más →

Santa Lucía

Situada en la cima del pueblo, junto a la Atalaya, se conserva en estado ruinoso con gran parte de sus muros construidos en sillarejo. En planta define una nave rectangular seguida de una cabecera cuadrada más estrecha.

El día 13 de diciembre es tradicional que los peralteses suban al monte a celebrar meriendas. Es costumbre que los abuelos preparen a los nietos una cesta con golosinas.

Después se baja a la Iglesia de San Miguel donde se venera la imagen y la reliquia de la Santa.

Junto a la venta de Arlas en el cruce de las carreteras a Pamplona y a Falces, fuera del núcleo urbano, se encuentra la ermita de San Pedro en la que destaca una imagen del titular bendecida en 1954 con capa y tiara, obra romanista de hacia 1600 conservado hoy en la parroquia.

Leer más →

La Virgen de Ujué es la Madre de la Ribera, a la que peregrina también Peralta entre otros pueblos de la Ribera. Los hombres cargan cristos con adornos florales o con grandes cruces desnudas…

Leer más →

Bajando al llano y a la entrada del pueblo se encuentra el puente de construcción medieval aunque parte de su fábrica fue reconstruida a finales del siglo XVII, conviviendo por lo tanto los ojos apuntados del gótico y los medievales de medio punto.

Leer más →